LA ORACION

martes, 20 de octubre de 2009

La oración es tan esencial que todo lo que se ha dicho de ella no es suficiente para darle toda su justificada importancia. Algunos se debaten entre cual es la postura adecuada para la oración y cuanto tiempo es necesario estar en oración. Por otro lado parece ser que los que más hablan de la oración somos los más necesitados de ella. Se habla sobre la oración y lo que se dice de ella no está acompañado con las señales de quien ocupa tiempo en este ejercicio nacido en el corazón y la mente de Dios.
La clave sin duda es orar. Orando se aprende a orar y en el proceso de una vida que diariamente recurre a la oración, conoceremos personalmente sus enormes beneficios y su tremendo poder.
Nadie vivió como Jesús vivió porque nadie oró como Jesús oró.
El Señor "levantandose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba" (Marcos 1:35)
Contemplando la vida Cristo podemos encontrar las claves, estudiando su Palabra, mirando a los antiguos patriarcas, profetas y apóstoles lograremos los ejemplos más sublimes a emular.
Los padres de la iglesia, los pioneros a lugares lejanos, ellos también tienen mucho que enseñarnos acerca de la Oración.
Qué incluye una buena oración? y si no sé hacer una oración bien hecha ¿me escuchara igual el Señor?
Como ven tenemos tanto que aprender acerca de este popular tema. Si, es muy popular, pero se practica poco o casi nada, y está volviendo tan seca la vida cristiana que muchos ya se han ido de nuestro lado. Hemos tenido disciplina para tantas cosas, pero ¿no podemos tener disciplina para lo que realmente vale la pena?
El primer mes será terrible, pero valdrá la pena de todas manera, al tercer mes no podrás vivir sin la oración. Y esa es al fin y al cabo la cuestión, que nos transformemos en hombres y mujeres de oración.
 
LA ORACIÓN | by TNB ©2010